Indice

Principales acciones estructurales y no estructurales

El esquema de planeación participativa hasta ahora promueve la participación de representantes de los distintos sectores usuarios; sin embargo la representatividad de los mismos aún no se logra, principalmente por las deficiencias de recursos del CCVM, que le imposibilita para apoyar y gestionar sus funciones de manera apropiada.

Aún cuando el CCVM y sus órganos auxiliares (Comisiones de Cuenca y Consejos de Cuenca), no han contado con recursos para el desempeño pleno de sus facultades, los avances son de gran valor, esto al considerar que los incipientes logros han sido fruto principalmente del trabajo voluntario de sus integrantes, que con recursos insignificantes han logrado mantener vivos estos grupos, que cuentan con el máximo reconocimiento de sus representados – sobre todo las comisiones de cuenca -.  A través de estos avances, ha sido posible incorporar, concienciar, sensibilizar y hasta comprometer a miles de ciudadanos en diversas tareas en busca de la sustentabilidad, el problema se encuentra en que es necesario incidir significativamente sobre los casi 21 millones de habitantes, lo que representa un objetivo de corto plazo dentro del presente PHOC.

En cuanto a la gestión del agua, es necesario destacar que la situación legal en la Región presenta importantes retos.  Por una parte, se tiene una sobreconcesión de las aguas subterráneas, lo que implica, por lo menos en teoría, una sobreexplotación del volumen que los acuíferos ofrecen en condiciones de equilibrio; complementariamente el tratamiento de las descargas de aguas residuales únicamente es del 12%, lo que incumple con la normatividad y hace que prácticamente la totalidad de los ríos perennes funcionen como cloacas.  La insuficiencia de medición, verificación de concesiones y descargas y la deficiencia en el acto de autoridad, junto con un libre mercado de sobreconcesiones, denotan los problemas clave en materia jurídica dentro del sector hídrico. 

Por otra parte, el agua se subsidia en todos los usos, las tarifas se encuentran por debajo del costo de producción del agua y las eficiencias comerciales en los organismos operadores y otras juntas recaudadoras, se conjugan con las eficiencias físicas para que en suma se cobre menos del 40% del volumen producido a tarifas de por sí más bajas que el costo unitario de producción.

Las deficiencias en medición de las extracciones y en la coordinación de programas de uso eficiente del agua u otros que pueden contribuir a reducir las extracciones, por el momento dificultan la conformación de confiables programas de estabilización de los acuíferos.

Ante una creciente población y una oferta de agua que inclusive decrece, la disponibilidad per cápita se desploma rápidamente, lo que exige que los habitantes de la cuenca reconozcan que el agua representa un valor estratégico superior al que significa en otras cuencas.  Esto significa una mayor disciplina y control, así como medidas para valorar el agua según su calidad y aplicar el corte en el suministro a aquellos usuarios que no valoren y retribuyan el costo que representa.

Aún cuando parece que los mayores retos se traducen en la necesidad de construir más obras y proyectos, la dificultad de concretar soluciones se debe en realidad a deficiencias: económicas, políticas, administrativas, ambientales, legales, financieras, sociales y técnicas, por lo que hay que atender proyectos tales como:

  • Programas de cultura del agua y comunicación social
  • Consolidación del Consejo de Cuenca
  • Fortalecimiento de los Consejos Ciudadanos
  • Ordenamiento territorial
  • Determinación del valor, costo y precio del agua
  • Gestión de capital humano y programas de capacitación del personal
  • Gestión y reingeniería de procesos
  • Programas de gestión de apoyo y modernización de organismos prestadores de servicios
  • Investigación e intercambio de tecnología
  • Recarga artificial al acuífero
  • Banco de reserva de agua a favor del acuífero
  • Intercambio de agua tratada por agua de primer uso
  • Implementación de políticas de uso del agua
  • Proyecto de revisión del Marco Jurídico
  • Regularización de la transferencia de derechos de uso agrícola a público urbano
  • Reglamentación del aprovechamiento y manejo de los acuíferos
  • Rehabilitación y modernización de sistemas de monitoreo, medición y vigilancia
  • Sistema de Información Regional
  • Programas de macro y micromedición

Las inversiones necesarias, además de dirigirse a prioridades de fortalecimiento institucional y comunicación y cultura del agua, habrán de promover la investigación y el desarrollo de tecnología, ya que la aplicación de tecnologías modernas para el manejo del agua será de beneficio para la región.

Como efecto, la prioridad actual es el robustecimiento de los actores de las soluciones propuestas, lo que significa fortalecer a las instituciones y establecer un vínculo que sensibilice y comprometa tanto a la sociedad como a las autoridades, para cooperar en esta tarea.  Si bien, los recursos son insuficientes para resolver todas las emergencias y problemas que día con día se presentan, así como para dar el mantenimiento y la conservación óptima a la infraestructura, la única posibilidad de revertir dicha tendencia se encuentra en el robustecimiento de los actores de las soluciones propuestas en el PHOC.

Para el periodo 2007-2012, se tienen identificados las siguientes acciones No Estructurales más relevantes en la región:

   Comunicación y cultura del agua. Este proyecto permitirá sensibilizar y concienciar a la población sobre el valor, ambiental, social y económico del agua para que asuma su responsabilidad sobre el cuidado del recurso.

   Gestión de recursos necesarios para llevar a cabo las obras del Fideicomiso 1928. Con esta gestión se asegurarán los recursos que permitan llevar a cabo las obras de abastecimiento de agua potable, saneamiento y control de inundaciones en la Cuenca del Valle de México y Tula.

   Actualización de tarifas y estudios de costo y valor del agua, programas de detección y corrección de fugas y uso eficiente del agua, programas de macro y micromedición, los cuales permitirán recuperar los gastos de operación y conservación de la infraestructura para abastecimiento de agua potable, así como lograr evitar mayor sobreexplotación de los acuíferos por el desperdicio indiscriminado del agua. 

   Consolidación del Consejo de Cuenca del Valle de México (CCVM) y sus órganos auxiliares, lo que incidirá en lograr la conciliación de acuerdos para el manejo del agua por cuenca.

   Programa efectivo de ordenamiento urbano para atenuar todos los efectos hídricos. Este proyecto es de suma importancia, ya que se es necesario proteger y conservar las zonas de recarga de los acuíferos para poder mantener un nivel adecuado la prestación de los servicios.

En cuanto a los proyectos Estructurales, se considera que los proyectos más importantes por  ejecutar en el periodo 2007-2012, son los siguientes:

   Proyecto Integral de Saneamiento y drenaje del Valle de México, Saneamiento del río Tula y Salado y Proyecto del Río de la Compañía, con un costo de 12,169 millones de pesos, tiene como finalidad abatir los rezagos de saneamiento y control de inundaciones en las cuencas del Valle de México y Tula.

   Rehabilitación y modernización del Sistema Cutzamala y del PAI. Con un monto de inversión de 2,900 millones de pesos, permitirá evitar el riesgo de colapso de la  infraestructura de los sistemas que benefician a una población de 4.2 millones de habitantes en la región.

   Acueducto San Salvador – Actopan – Zona Metropolitana de Pachuca. Este proyecto tiene como objetivo satisfacer con oportunidad la dotación de agua para los próximos 20 años al corredor San Salvador – Actopan – Zona Metropolitana de Pachuca y tiene un costo de 1,200 millones de pesos.

   Recarga artificial de acuíferos. Proyecto con una inversión estimada de 5,000 millones de pesos, el cual incidirá en reducir parte de la sobreexplotación de los acuíferos.

   Proyectos hidroagrícolas en los Distritos de Riego. Estos proyectos con un costo total de 1,200 millones de pesos tienen el objetivo de modernizar y reconvertir el actual patrón de cultivos, para el aprovechamiento de aguas tratadas.

Resumen de inversiones

Para llevar a cabo las acciones planteadas en el Programa Hídrico, conforme al escenario sustentable, se requiere una inversión del orden de 114 mil millones de pesos, distribuidos de la siguiente manera:

Visitas